Todos hemos escuchado hablar de ellas, inclusive algunos de nosotros  las tenemos. La realidad es que padecer de Hemorroides es algo que va en aumento, y de acuerdo a MayoClinic.com, cerca de la mitad de los adultos de edad 50 o más han tenido que lidiar con hemorroides en algún punto. Siendo este un tema sensible, es muy común que por vergüenza a buscar ayuda dejamos que el tiempo pase y la situación empeore.
Qué son las Hemorroides?  Son venas hinchadas y dolorosas que se localizan en la porción baja del recto o del ano. Éstas resultan del aumento de la presión en las venas del ano. Dicha presión provoca que las venas se hinchen, haciendo que duelan, particularmente cuando usted está sentado.


Las hemorroides son comúnmente causadas por:

  • Esfuerzo durante la defecación (causa más común).
  • Estreñimiento o diarrea crónica.
  • Llevar una vida sedentaria o sentarse durante períodos de tiempo prolongados.
  • Infecciones anales.
  • Obesidad y falta de ejercicio.
  • Durante el embarazo o después del parto.


Existen dos tipos de hemorroides: las internas y las externas. Las internas se encuentran en el recto y rara vez causan incomodidad. En ocasiones, el esforzarse puede empujar una hemorroide interna hacia el ano, causando irritación. En cambio, las externas se presentan  en el orificio anal y pueden colgar por fuera del ano.
Los síntomas incluyen:

  • Comezón o Prurito anal.
  • Dolor anal especialmente mientras se está sentado.
  • Sangre roja brillante en el papel higiénico, en las heces o en la taza del inodoro.
  • Dolor durante la defecación.
  • Una o más protuberancias duras y sensibles cerca del ano.


Las hemorroides tienden a ser hereditarias y el riesgo de desarrollarlas incrementa con la edad. Por lo mismo, es importante que consulte su médico y platique sobre opciones de tratamiento.


Prevención:

 

- Si su trabajo le exige estar sentado por muchas horas al día, es necesario tomar recesos  por lo menos cada 40 o 50 minutos. Esto también se aplica para los que pasan mucho tiempo parados.


- El ejercicio es fundamental para mejorar la circulación y regular el sobrepeso el cual puede ejercer presión en el colon lo cual puede empeorar la inflamación de las venas.

 

- En ocasiones el ejercicio de tipo aeróbico como caminar o correr puede causar dolor y malestares momentáneos, pero a la larga el beneficio del ejercicio puede sobrepasar la incomodidad que cause tal movimiento y mejorar tu condición.

 

- Practicar yoga es bueno para mejorar hemorroides porque la sangre congestionada en las venas puede regresar al corazón, lo cual puede reducir el tamaño de los hemorroides y el dolor asociado con ellos.

 

- Vaya al baño en cuanto sienta la necesidad de ir. Esperarse mucho puede causar que las heces se vuelvan difíciles de pasar.

 

- Tomar mucha agua e ingerir comida alta en fibra (como frutas y verduras) son esenciales para mejorar la digestión y mantener la consistencia de la materia fecal (deposición) más blanda, causando menos dolor y problemas al salir por el colon.

-ppz