descargar gratis

Con las prisas en la mañana, el desayuno, los hijos, el trafico, y cientos de responsabilidades mas, es dificil darse 5 minutos para reflexionar y orar. Pero ciertamente, para agradecer a Dios cada momento que vivo y respiro, nunca se esta demasiado ocupado.