“Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de como amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.  ¡Sí, es eso!

Ser padre  es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo de perder algo tan amado.  ¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro, recuerdan? Fue apenas un préstamo”….

Cierto pero es un préstamo que llega a convertirse en el don más preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito. Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo.

Un préstamo sin intereses pero cuyo cuidado lleva implícito el mas alto sacrificio y la defensa mas sólida!

Cuida tu préstamo, muchos lo querrán, otros lo odiaran, pero para ti no tiene precio!!!

José Saramago