Cada día me miro en el espejo y me pregunto: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?”. Si la respuesta es “No” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo.
Steve Jobs (1955-2011) Empresario e Informático Estadounidense

Experimentamos cambios todos los días, en nuestras familias, en nuestra escuela, en nuestro empleo. Hay cambios inevitables, unos que esperas con ansias y otros que quisiéramos que no llegaran. También, hay cambios que conlleva tomar riesgos.

Por que es bueno el cambio? Personalmente, creo que nos ayudan a aprender cosas nuevas, nos da experiencia, nos abre la mente para recibir nuevas formas de pensar y actuar. Todo esto no se nos daría tan fácil si siguiéramos en el mismo lugar, con la misma gente, haciendo las mismas cosas, no podriamos aprenderlas o por lo menos no igual.

Entonces, si el cambio es bueno para nosotros, por que nos resistimos o nos da tanto miedo ?  Con cada cambio hay un desprendimiento, el tener que decir adiós a una sensación de seguridad, de comodidad, aun cuando seguir en la misma situación nos este haciendo daño. Como dice el sabio refrán, más vale malo por conocido, que bueno por conocer.

Así que podemos pasar semanas, meses o años en una situación en la que no somos felices. Pasamos una buena parte de nuestro día quejándonos con amigos o colegas lo infelices que somos sin querer darnos cuenta que podemos vivir mejor si así lo decidimos.
En algunas ocasiones son pequeños los ajustes que tenemos que hacer, en otras los cambios son más drásticos, siendo estos los más difíciles pues conllevan cambiar partes importantes de nuestras vidas.

Y es ahí cuando surgen las dudas que taladran nuestra conciencia: Y si no funciona? Y si no puedo lograrlo solo? Que pensaran de mi? Terminas por razonalizarlo, diciendo: “Si las cosas no están tan mal, se de otras parejas que están peor”; o “mejor me quedo donde estoy, pues puede que que despues no encuentre otro empleo y termine dandome de topes en la cabeza”.

Lo que sea que decidas, siempre hay que recordar que lo que hagas, tienes que hacerlo por ti y para ti.  Cada dia es una nueva oportunidad y nunca es demasiado tarde para mejorar.
Si te animaste e hiciste el gran cambio, tomatelo un dia a la vez y no dediques tanto tiempo pensando en si lo que elegiste es bueno o malo. No existen malas decisiones, sino nuevos caminos por recorrer. Al fin y al cabo, que no la vida es una aventura?

-ppz.